Nuestros Socios: Directorio de Servicios
Entrevistas
05-06-2014
ENTREVISTA A JUAN PABLO VARSKY

“Me he comido puteadas e insultos varios, pero eso no puede empañar todo lo bueno que me pasa en Twitter”:

Por Arlene Leiman y Leandro Zalcman

Los últimos dos Mundiales marcaron un punto de inflexión en la vida profesional de Juan Pablo Varsky. Después de Alemania 2006, decidió que era el momento de salir del periodismo deportivo puro e incursionar también en el periodismo general. En Sudáfrica 2010 comenzó a utilizar Twitter y creó su canal deportivo @VarskyMundial, luego rebautizado @VarskySports, y que actualmente posee 423.000 seguidores. ¿Qué le deparará Brasil 2014 a @JPVarsky? “No sé si post Mundial 2014, pero en algún momento me veo en la función pública”, dice.

Transcurridos 4 años de sus primeros pasos en Twitter, cuenta que cuando regresó de Sudáfrica en julio de 2010, estuvo a punto de abandonar su canal en la red de microblogging pero que junto con su amigo y socio Roberto Mayo, reformularon el concepto y la modalidad de trabajo para que @VarskySports continuara vigente. También considera que: “hoy en Twitter está la agenda”, y que “las redes sociales ayudan a que cada persona se convierta en su propio medio”.

Conocé en esta entrevista la visión de JPV acerca de Twitter, la comunicación, los medios y el periodismo.


Foto: Natalia Ventura

¿Cuál fue la primera vez que escuchaste hablar de Twitter?
Me lo recomendó un lector de mis columnas en La Nación. Al pie de cada nota figuraba mi e-mail, y un día recibo un correo de un señor que se llama Roberto Sabella (@rs65), sugiriéndome que subiera mis columnas a Twitter para tener una relación más personalizada con los lectores. Esto fue en febrero de 2010 y yo no conocía Twitter. Ahí comencé a twittear. Rápidamente empecé a tener repercusiones, y cada día se incorporaban nuevos seguidores.

¿Cómo fue tu primer año en Twitter?
El primer año en Twitter fue muy intenso. De los 21 mil tweets que tengo actualmente en mi cuenta personal @jpvarsky , 18.000 fueron el primer año y medio. Ahora estoy cada vez menos con mi cuenta personal y la parte más activa está en @VarskySports.

¿Cómo surgió @VarskySports y cómo fueron los comienzos del canal en Twitter?
En febrero de 2010 arranqué con mi cuenta personal y a mediados de abril con VarskyMundial, que después pasó a llamarse @VarskyS ports. Mi amigo y socio, Roberto Mayo, me propuso separar las cuentas, y hablar de fútbol en una, y en otra de la vida. El ritmo era muy intenso, me sentía con el fanatismo de quien descubre un juguete y rápidamente me convertí en un twittero apasionado. Ahí surgió la posibilidad de hacer un acuerdo con Nokia para promover el N8 y empezamos en abril unos meses antes de la Copa. Fue fundamental Mariela Arce, que en ese momento estaba en Nokia, y ahora está en XBOX, quien confió en lo que le propusimos.
Tenía mucho trabajo y estaba solo. Cuando llegué a Argentina después del Mundial, le dije a Roberto: “Metete VarskyMundial en el culo, no quiero nunca más esto”. Después de dos meses, nos juntamos con Roberto para ver si podíamos manejarlo de otra manera. Yo tenía periodistas que trabajaban conmigo en otras áreas, y primero le propuse a Matías Muzio, un colega, que trabajara conmigo en este proyecto. Armamos la parte periodística con Matías, Roberto manejaba la parte comercial, y yo chequeaba la parte periodística y siempre atento a lo comercial. Tuvo una aceptación muy grande el canal, me sorprendió y hoy sigo sorprendido.

¿Qué es lo que más te sorprendió de @VarskySports?
Nuestro propio potencial y convertirnos en un canal 24 horas. Siempre digo que cada twittero tiene su propio medio, que no necesariamente tiene que ser periodístico. Periodismo es otra cosa; ni mejor ni peor, sino distinto. Twitter apunta más a la comunicación y no todo medio de comunicación es periodismo. Las redes sociales ayudan a que cada uno se convierta en su propio medio, y los periodistas también podemos tener nuestro propio canal más allá de trabajar para otros medios. Pudimos lograr que @VarskySports sea un canal con columnas de opinión, con contenido, y con anuncios publicitarios para financiar la dinámica del canal. Es una estructura muy honesta porque queda claro cuándo un tweet es patrocinado; y el patrocinio se debe exclusivamente para financiar lo que demanda hacer el canal.
Otra cosa que me sorprendió es que @VarskySports creció en proporción más que la personal, y eso está buenísimo. Antes @VarskySports tenía 100.000 followers y @jpvarsky 200.000. Hoy se achicó mucho la brecha entre ambas cuentas; @Varskysports tiene 410.000 y la personal 670.000.

¿Cómo medís el impacto de tu actividad en Twitter, más allá de la cantidad de seguidores?
Mi actividad es más fuerte en @VarskySports, sin duda. En mi cuenta personal leo, y en @VarskySports, escribo. Hay columnas que leo en mi cuenta personal y les hago RT desde el canal porque son contenidos deportivos interesantes. El mismo tweet futbolero en las 2 cuentas tiene más RT en @Varskysports que en mi cuenta personal.

¿Tenés una política formal o informal para manejar @VarskySports? ¿Hay una rutina establecida de tweets?
No, eso depende de lo que suceda cada día. Lo que tratamos es de no inundar con avisos publicitarios, que el promedio sea 3 a 1. Es decir cada 3 no patrocinados, uno patrocinado. A la mañana es más difícil porque hay menos información. A partir de las 11 hs. tenés muchas cosas que vienen de Europa por la diferencia horaria, y ahí sí tenés mucho más cuidado.

¿Creés que hay un “Gobernar bien” de Twitter?
No, porque todavía para mí es un medio en plena expansión y hay cosas que aún no se han estabilizado. Creo que aún nadie tiene el criterio de lo que sería un hashtag #twittearbien. A mí me gusta mucho recomendar textos, hago RT; no hago FAV porque para mí es de “tibios”. Más allá de esta mirada mía, creo que todavía se está autorregulando el fenómeno Twitter. Todavía las empresas no tienen bien definido cómo usarlo y hay una responsabilidad que va creciendo a medida que aumentan los seguidores.

¿QUÉ LE ACONSEJARÍAS A LAS MARCAS QUE ESTÁN o quieren tener presencia en las redes sociales?
Eso depende mucho de la actividad de cada empresa. Hay marcas a las que les conviene estar en Twitter, no desde el patrocinio, sino desde el diálogo con sus usuarios, como puede ser el caso de las empresas de telefonía celular. Igualmente, ser exitoso en Twitter no significa ser exitoso en el mercado. Son 2 cosas muy distintas.

¿Cómo te imaginás Twitter dentro de 10 años?
Twitter está en plena expansión y no sé dónde va a terminar, no me lo puedo imaginar. Yo pensaba que después del Mundial de Sudáfrica 2010 se terminaba, y ya no me animo a decir: “En Rusia 2018 yo no me veo”. Es más, tampoco sé qué voy a estar haciendo en ese momento. Yo tengo 43 años y hace 20 años atrás recién existían los primeros teléfonos celulares, y no había Internet. Yo fui al Mundial de Estados Unidos en el 94 y no sabía lo que era Internet, y tenía el celular de Movicom, conocido como “el ladrillo”. De eso, pasaron tan sólo 20 años, no 50. Mi hijo mayor tiene 10 y tiene iPad. A esa edad, yo no tenía ni teléfono de línea. Estamos en pleno cambio y casi siempre es ensayo y error.

¿Qué aspectos te gustan de Twitter?
Me gusta mucho la parte periodística de Twitter, y también es muy divertido el chicaneo recíproco que se da.

¿Qué te gusta de la parte periodística de Twitter?
¿Qué te gusta de la parte periodística de Twitter?
Principalmente descubrir textos y autores. A través de Twitter, conocí gente muy piola con la cual tengo muy buena relación y voy a comer asados. Personas que me escribieron, que no son conocidas y no laburan en medios, y que me cayeron mil puntos. Por otro lado, también sirve al programa de radio, donde los oyentes nos envían sugerencias. Se genera un feedback interesante.

¿Creés que Twitter está marcando la agenda periodística?
Para mí en Twitter está la agenda. Luciano Dolber que es uno de los mejores twitteros que conozco, escribió algo muy interesante en Medium.com, donde señala que “Twitter es la agenda del mundo”. Pero, ¡ojo que también podés mancarte en Twitter! “Murió Mandela”, escribió Rafa Nadal con 3 millones de seguidores, y Mandela todavía estaba vivo. Si Capitanich mañana dice: “Sandra Mendoza es la peor mujer que conozco” y lo twittea desde su cuenta verificada, eso va al aire seguro. Un gran poder implica una gran responsabilidad, le dijo el Tío Ben a Peter Parker en el Hombre Araña. La responsabilidad aumenta a medida que van creciendo los seguidores, y hoy todos somos nuestro propio medio. Por ejemplo, si un día alguien que está disconforme con su jefe twittea algo y lo pone con copia a @rialjorge, y a Rial le parece ocurrente, ya no lo leen 200 seguidores, sino 2 millones. Esto de no me lee nadie no es así; te lee gente y esa gente puede hacer un RT que llega a un montón de personas.
Me divierte mucho retwittear y ver cómo se hace viral. No por ego o vanidad, sino porque está bueno el contenido y para ver cómo se va esparciendo. Hace poco alguien que no sigo, mandó un banner que habían hecho los del Frente Amplio Progresista (FAP) sobre el tema de Malvinas, donde pusieron una imagen de la serie norteamericana “Band of Brothers”, con el epígrafe “Estos son los héroes de Malvinas”. Y él, muy ingenioso, twitteó que les dio fiaca hacer algo con el tema de Malvinas, y que habiendo miles de fotos de soldados argentinos, justo fueron a elegir ésa. El tipo lo descubrió, tuvo un montón de RT y el contenido se fue viralizando. Esto es lo que me gusta mucho de Twitter como medio. Me apasiona que en Twitter cada uno es la comunicación y su propio medio.

¿Hay una audiencia propia de Twitter?
Sí, se va perfilando. Hay gente que nunca usó un micrófono en su vida y tiene 15.000 seguidores, y respeto mucho eso. Hay personas que no han tenido 1.0 y se han hecho su trayectoria en Twitter. No es sencillo tener 15 o 20 mil seguidores de la nada. Por otro lado, el 71 % del padrón tiene menos de 45 años en Argentina, y es lógico que hoy esa gente esté en Twitter.

Comentabas que empezaste a usar Twitter un poco antes de Sudáfrica 2010. Teniendo en cuenta la cercanía de Brasil 2014, ¿qué considerás que le van a aportar las redes sociales a este Mundial?
Creo que va a ser el Mundial de la explosión, a diferencia del de Sudáfrica 2010 que fue el de la expansión. En 2010 había volumen, pero ahora va a ser tremendo, incluso desde los propios jugadores, que en estos 4 años se han sumado en gran número a Twitter. No sé cómo va a ser la transición entre este Mundial y el de 2018, eso es una gran incógnita. Va a ser difícil desbancar a Twitter desde el lugar de comunicación, de medios, y en tercera instancia de periodismo. Posiblemente no llegue a ser Facebook en términos de volumen, pero en Twitter seguirá estando la agenda, y eso es un capital muy importante. Habrá que ver si más adelante aparece una nueva red social. Años atrás, My Space y Second Life eran el futuro, y no prosperaron. A Twitter lo veo muy fuerte en Argentina y en el mundo, y es un lugar donde tenés que estar.

¿Qué es lo mejor y lo peor que te pasó en Twitter?
Peor no me pasó nada. Me he comido puteadas por doquier e insultos varios, pero me parece que eso no puede empañar todo lo bueno que me pasa en Twitter, desde cosas muy interesantes y no materiales, como gente nueva que conocí, y cosas materiales, como que hoy sea una fuente de ingresos importante. También me da la posibilidad de acceder a lecturas, a distintas miradas, y de enriquecer el análisis para mí y para el programa. A eso hay que sumarle la parte de @VarskySports, que mucha gente no la tiene.

¿En 10 años cómo te imaginás a nivel profesional?
No lo sé, yo tengo una vocación política que en algún momento voy a cumplir. No sé si ahora. Los mundiales para los periodistas que hacemos deportes son un punto de inflexión; por lo menos para mí lo fue. En el 2006 decidí salir del periodismo deportivo puro, y meterme en periodismo general. En 2010 surgió lo de @VarskySports y Twitter. No sé si será post 2014, pero en algún momento me veo más en la función pública que en la comunicación. O quizás en la comunicación de la función pública.

¿En la función pública qué cargo te gustaría ocupar?
Depende mucho del contexto, de cuándo tome la decisión y del espacio político que represente y me necesite. No es que vengo sólo, soy el rey del mundo, soy Di Caprio en el Titanic y van a hacer todo lo que yo quiera. Es al revés, voy a sumarme a un espacio político seguramente armado que me va a necesitar en alguna función, y quizás esa necesidad cambie 2 años después. Esas cosas hoy no las puedo determinar. Sí, creo que es algo que en algún momento voy a hacer. No sé cuándo, porque obviamente es un salto de un lugar que conozco mucho a uno que conozco poco. Y el desconocimiento genera siempre temor e inseguridad.

Alguna vez se rumoreó que querías ser presidente de la AFA, ¿sigue en pie ese deseo?
No, es imposible porque no soy dirigente de ningún club, y nunca lo planteé. Eso fue una de las tantas deformaciones que hacen amigos y periodistas. Sí me gustaría que muchos se acerquen para aportar cosas al fútbol, y que no dependa de una sola persona. Al no tener gestión dirigencial en ningún club, no tengo chance, salvo que el Estado intervenga la AFA y me designe interventor. Pero eso hoy es imposible, porque el Estado hoy es socio de la AFA.

¿Te imaginás haciendo radio en 10 años?
No lo sé. Si algún día estoy en la función pública, no puedo hacer radio a la mañana 4 horas diarias hablando de política. A mí me gusta mucho dedicarle tiempo y energía a las cosas que emprendo, sino lo hago al 100 % me siento incómodo, porque siento que algo me falta. Me parece que no me veo en los dos lados al mismo tiempo.

¿A quiénes te gusta seguir en Twitter?
Luciano Dolber ( @luchio ), es uno que sigo y me hace reír mucho. Esteban Schmidt (@EstebanSchmidt) hace algo piola que son los retweets de los martes y viernes a las 12, y brinda un servicio interesante. Manu Ginobili (@manuginobili) cuando twittea es muy bueno. Hay de todo un poco, porque después hay furiosos anti K que son divertidos, y defensores del gobierno que también son muy ingeniosos. El loco Balotelli ( @finallymario) también es muy divertido.

¿Qué celular usás?
El iPhone 5. No era hombre de Apple, pero me abdujo y ahora tengo todo.

¿Qué aplicaciones tenés descargadas en el celular además de Twitter?
Forza, que antes era FutbolAdicts, que al instante te muestra los goles, los resultados y las formaciones tácticas. De Deportes, también tengo Marcador Inn y La de la NBA. Tengo también muchas aplicaciones de los chicos, que juegan a veces con el celu. Fuera de lo deportivo, tengo la de La Nación, que un día me salvó la vida. Tenía un torneo de tenis y fui con mis dos hijos, y luego del partido teníamos planificado ir al cine a ver El Hombre Araña. Como no sabía en qué cine la daban, busqué en la guía de espectáculos y al poner la dirección de donde me encontraba, pude saber que en 20 minutos empezaba la película muy cerca de donde estábamos. Me pareció maravilloso, ya que me estaba brindando un servicio excelente.

Por último, ¿qué regalo tecnológico te gustaría recibir para tu cumpleaños?
Me gustaría tener el dispositivo para medir lo que corro durante un partido de fútbol o de tenis, para saber la distancia recorrida.




Descargá esta nota aquí